El limón y la salud

LIMON Y POMELO, DE LA MANO CON LA SALUD


(ailimpo) Un limón y un pomelo diarios son la mejor garantía para lograr una vida saludable. Estos dos cítricos, ideales como condimento, poseen propiedades nutritivas que previenen contra el cáncer, evitan los problemas de circulación y, por supuesto, alejan los resfriados y gripes. Grandes portadores de vitamina C, el limón y pomelo, combinados con otros productos mediterráneos y el ejercicio físico, constituyen un aval para mantener la salud y el estado anímico en su punto más álgido. Así de fácil.
Ni pócimas mágicas ni medicamentos cada dos por tres. Si alguien busca la fórmula para llevar una vida saludable y evitar la aparición de graves enfermedades, la respuesta está cerca y no es ningún secreto: un limón y un pomelo diarios en zumo o como condimento... y a vivir. 
Ejemplos máximos de la dieta mediterránea, el limón y pomelo son los principales portadores de la vitamina C. Una vitamina que es el mejor escudo contra todo tipo de cánceres. Gracias a esta vitamina se produce colágeno, importante en el crecimiento y reparación de las células de los tejidos, encías, vasos, huesos y dientes, y para la metabolización de las grasas, por lo que se le atribuye el poder de reducir el colesterol. 
Además, el principal componente vitamínico del limón y pomelo permite una mejor cicatrización de las heridas, aliviar las encías sangrantes, reducir el efecto de muchas sustancias productoras de alergias, prevenir el resfriado común y, en general, fortalecer todas las defensas del organismo. 
Aparte de la vitamina C, el limón y el pomelo portan la B y la E. Son, asimismo, ricos en potasio, magnesio, calcio y fósforo, además de se una fuente de cobre, cinc, hierro y manganeso. Son formidables para reforzar el sistema inmunulógico, ya que intensifican la actividad de los glóbulos blancos. 
Son excelentes, asi mismo, para aliviar los dolores reumáticos y artríticos, pues sus ácidos son metabolizados en la digestión para producir carbonato potásico. 
Limón y pomelo protegen, por si aún fuesen pocos sus efectos positivos, la membrana mucosa que recubre el estómago, además de ser un estimulante para las funciones del páncreas y del hígado.
El único inconveniente es que la vitamina C, su principal componente, se elimina a las tres horas de ingerirla, por lo que, lo mejor, es tomar no uno sino varios limones y pomelos al día.


 

Un Limón (60 gr.) 
Calorías: 15. Ninguna de ellas procedente de materia grasa Grasa: 0 gr. Sodio: 5 mg. Carbohidratos: 5 gr. Fibra: 1 gr. Azucares: 1 gr. Proteínas: 0 gra.

1/2 Pomelo (150 gr.) 
Calorías: 60. Ninguna de ellas procedente de materia grasa Grasa: 0 gr. Sodio: 0 mg. Carbohidratos: 16 gr. Fibra: 6 gr. Azucares: 10 gr. Proteínas

 

 

FUENTE: ASOC. TACUMANA DE CITRUS