El limón y la salud

EL LIMÓN Y LA SALUD

Propiedades medicinales

En los primeros albores de la historia de la medicina se utiliza el limón como el arte de curar, Plinio, Aristóteles, etc., verdaderos patriarcas lo usaban como anti veneno, limpiador de la sangre y anti-tóxico, conceptos llegados a nuestro tiempo y demostrado con el descubrimiento de la vitaminas, los modernos conocimientos de la bioquímica y las investigaciones científicas. Los dos componentes más importantes de limón lo constituyen la vitamina C (Ácido 1) y el ácido cítrico, a las que se añaden una lista importante de vitaminas como la provitamina A, la vitamina B y la vitamina C entre otras. La última es necesaria para el organismo ya que interviene en las oxidaciones llevadas a cabo en los tejidos, activa los fermentos, refuerza los vasos sanguineos y el sistema óseo y estimula la formación de glóbulos rojos en la sangre. Es, además, imprescindible en la vida celular. Los requerimientos diarios de vitamina C son de 80 mg. para adultos, 50 mg. para niños, 100 mg. para adolescentes y 140 mg. para madres lactantes. Vale la pena mencionar que 100 gr. de limón contienen alrededor de 80 mg. de vitamina C. Estas dosis de vitamina C que hemos señalado son para individuos sanos, pero si se trata de personas enfermas, y sobre todo afectadas por enfermedades infecciosas, las necesidades diarias de vitamina C son más elevadas por favorecer la aparición de defensas contra las infecciones.
Con respecto al ácido cítrico, este participa activamente en la asimilación de calcio por el organismo, de ahí su importancia para el sistema óseo. Junto con el citrato de potasio interviene en el crecimiento. Este ácido es producido por el organismo y por tanto entra a formar parte del metabolismo, también a él se deben las  propiedades astrigentes y desifectantes del limón.

El jugo de limón y la dieta diaria

Sin duda el limón es el fruto más utilizado en el campo de la medicina y lo podemos definir como un fruto privilegiado, es útil y está indicado para el organismo en todas las edades, en cada una de ellas tiene su indicación especial, desde la infancia y adolecencia, hasta la senectud. Las madres deben conocer que cuando el niño cumple los primeros 5/6 meses su organismo necesita un aporte vitamínico que la leche no le puede dar, sobre todo de vitamina C, el niño a partir de los 6 meses hasta los 5 años necesita un aporte de 50 mg., este aporte aumenta y en la adolescencia son necesarios 100 mg. de vitamina C como dosis diaria. La vitamina C previene las enfermedades infecciosas como el sarampión, rubeola, difteria, etc. Cuando el niño comienza la edad escolar, hasta la adolescencia y período juvenil es cuando el sistema óseo se encuentra en plena actividad y desarrollo, entonces la ingesta de limón lo ayuda en su desarrollo, ya que el ácido cítrico y la vitamina C participan en la asimilación y absorción del calcio pr el organismo, y por otro lado, el ácido cítrico y el citrato potásico aumentan el grado de crecimiento.
En el caso de la edad adulta a la senil va acompañado principalmente de alteraciones en la circulación capilar y capilares sanguíneos, alteraciones que son la causa de aparición de las que se llaman enfermedades degenerativas, arterioesclerosis, hipertensión, afecciones sanguíneas, todas ellas relacionadas con el deficiente funcionamiento de la circulación de la sangre por los capilares, es evidente que el jugo de limón previene y combate estas alteraciones y ayuda a mantener un buen estado de circulación.

 

Es dificil encontrar un fruto que reúna tantas virtudes como el limón, con una gran cantidad de propiedades que lo convierten por lejos en una fruta predilecta a lo largo del año. El mismo puede ser considerado como un alimento pleno ya que es utilizado como condimento, en la elaboración de bebidas y medicamentos, como factor de embellecimiento y componente de cuanta dieta se recete para bajar de peso. 


El limón es extraordinariamente rico en vitaminas, posee un gran poder desinfectante, fortalece el sistema circulatorio, posee un aroma exquisito, su sabor es muy agradable, impide la descalcificación de huesos y dientes, alimenta y calma la sed, regenera y embellece la piel, hace más agradable los alimentos y las bebidas.

FUENTE: ASOC. TACUMANA DE CITRUS