El limón y la salud

Mandarinas contra cáncer hepático


Científicos japoneses descubrieron que la clave son unos compuestos de vitamina A llamados carotenoides, responsables de dar a la fruta su color anaranjado.
     Tal como dijo a BBC Ciencia la doctora Victoria Chimpé, del Colegio Nutricionista de Perú, "los carotenoides no sólo se encuentran en la fruta, sino también en varios vegetales".
      "Y estudios anteriores han encontrado que tienen un efecto antioxidante, que se sabe pueden tener una función anticancerígena", afirma.

Consumo diario

   Los investigadores japoneses llevaron a cabo dos estudios por separado.
   El primero, descubrió que comer mandarinas reduce el riesgo de enfermedad hepática, endurecimiento de las arterias y resistencia a la insulina.
Y una segunda investigación encontró que tomar el jugo de la fruta reduce el riesgo de que los pacientes con hepatitis viral crónica desarrollen cáncer de hígado.
   En el primer estudio, los científicos del Instituto Nacional de Ciencias de Árboles Frutales, analizó a 1.073 personas en la ciudad japonesa de Mikkabi, que comieron un alto número de mandarinas.
   En las muestras de sangre de la población los investigadores descubrieron marcadores químicos relacionados a un menor riesgo de desarrollar varios trastornos graves.
   En el segundo estudio, un equipo de la Universidad Prefectural de Medicina de Kyoto analizó a 30 pacientes con hepatitis viral que durante un año habían consumido una bebida diaria que contenía carotenoides y jugo de mandarina.
   Después de un año, el grupo no se desarrolló ningún cáncer hepático, comparado con una tasa de 8,9% entre un grupo de 45 pacientes con la misma enfermedad que no habían tomado la bebida.


Naturales

Los expertos subrayan, sin embargo, que con sólo 75 pacientes, el estudio es demasiado pequeño para ser concluyente sobre la relación entre las mandarinas y el cáncer.

Los científicos japonenses subrayan que seguirán estudiando y continuarán la investigación durante cinco años.

Tal como señala la doctora Chimpé, del Colegio Nutricionista de Perú, "lo que la gente debe tener claro es que todos los antioxidantes, igual que los carotenoides, deben obtenerse de fuentes naturales".

"El efecto beneficioso de estos compuestos se ha encontrado en el alimento natural, más no en los suplementos vitamínicos que se compran".

"El suplemento se comporta de diferente forma y reacciona en nuestro organismo de distinta forma", señala la experta.

"Así que la recomendación es consumir diversas frutas y vegetales ya que entre más tipos de estos alimentos se incluyan en la dieta, más beneficio se obtendrán para la salud", afirma.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: bbcmundo.com